Ahorre conociendo la facturación eléctrica

 

 

La comprensión de los costos que se facturan en el recibo telefónico, puede ser clave para que una  empresa tenga una gestión de los costos sufragados por el consumo eléctrico.


De una factura de consumo eléctrico es necesario comprender dos conceptos: la potencia y la energía.  La potencia es la rapidez con que se gasta o consume la energía y es resultado de la corriente y la tensión (P = V × I; donde P es la potencia, V es el voltaje o tensión e I la corriente).  La potencia se mide en Watts (W), por lo que en algunos casos se habla de los watts refiriéndose a la potencia. La potencia procede de los watts del equipo que se usan, los cuales se usan por un intervalo de tiempo, lo que nos lleva al concepto de la energía eléctrica.


La energía eléctrica equivale al valor de potencia eléctrica en un intervalo de tiempo (E = Potencia × Tiempo). Por ejemplo, la energía eléctrica consumida en un día laboral es igual a la potencia del equipo que se use durante el intervalo de las 24 horas.  La energía eléctrica se mide kilowatts hora (kWh).
Si una máquina con motor eléctrico tiene un consumo de 5 mil watts (5 kW) y se usa por 30 minutos (0,5 horas), la energía eléctrica equivale a 5 kW x 0,5 horas = 2,5 kWh.
Para la facturación eléctrica la potencia se mide cada 15 minutos y de todo el equipo eléctrico que se utilice en el intervalo de tiempo que se facture, se toma de referencia para la facturación la máxima potencia registrada.  


En el gráfico de Curva de Carga 2, que se muestra abajo, se tiene una situación con cuatro equipos con las siguientes demandas de potencia:
•    Máquina #1: 80 kW. Opera de las 9 horas a las 10 horas.
•    Máquina #2: 85 kW. Opera de las 12 horas a las 13 horas.
•    Máquina #3: 90 kW. Opera de las 16 horas a las 17 horas.
•    Máquina #4: 150 kW. Opera de las 20 horas a las 21 horas.
•    Se suma una carga fija por equipo de cómputo durante las 24 horas del día, con una demanda constante de 10 kW.


La máxima potencia que se registra es a las 20 horas, en donde la máquina #4 tiene una potencia de 150 kW que sumada a la potencia del equipo de cómputo totalizan una potencia máxima de 160 kW.

 

 

Para este intervalo de un día del ejemplo, el cálculo de la corriente eléctrica se tiene como consumo de electricidad lo siguiente: 

 

 

El resultado es que la empresa debe enfrentar una parte de la facturación por la máxima potencia que demanda de la empresa suministradora de energía y el consumo de energía eléctrica. Con esto la facturación eléctrica sería la siguiente:

 

 

La siguiente es la tarifa del ICE en lo que se denomina tarifa general, a todos aquellos clientes no residenciales y que no son especificados en otras tarifas. Incluye cabinas, áreas de recreo, moteles, hoteles, locales, talleres, servicios combinados casa pulpería, etc.  Estos clientes puede reducir la facturación mediante un consumo que se mantenga por debajo de 3.000 kWh en el periodo de facturación o disminuyendo su demanda de potencia.

 

 

 

Para empresas más grandes que denominan clientes servidos en media tensión, con voltajes que van de 1000 a 34 mil voltios, y con consumos mínimos de 120.000 kWh por año calendario, la tarifa aplicable es la del cuadro siguiente.  Estas empresas pueden reducir su facturación trasladando el uso de la electricidad a los periodos valle o nocturno.

 

 

Las empresas que operan desde los hogares, pueden reducir su consumo trasladando igualmente el consumo a periodos valle o nocturno, pues como se ve en el siguiente cuadro del caso de la CNFL, en estos periodos las tarifas son menores.

 


 

 

Relacionados


Tecnologías de fuerza electromotriz (motores eléctricos)

Tecnologías Eficientes para la Gestión Energética (Copia)

10 Consejos ahorro Energía Eléctrica