Refrigeración

 

El cuerpo humano genera y mantiene calor aun temperatura interna de 37 °C, para controlar su temperatura utiliza la conducción por contacto de la piel con la ropa o superficies frías o calientes; el cuerpo humano no tiene capacidad para determinar la temperatura del ambiente que lo rodea pero puede “sentir” si las condiciones son “frías o calientes” por comparación. Por su parte, la refrigeración consiste en reducir y mantener la temperatura de un espacio determinado por debajo de la temperatura  ambiente, básicamente para la conservación de alimentos. Otras aplicaciones permiten licuado de gases, enfriamiento de procesos industriales, aire acondicionado, etc.

La refrigeración es importante porque retarda el proceso de descomposición natural realizada por bacterias, enzimas y hongos; la conservación de alimentos por medio de refrigeración tiene muchas ventajas sobre el enlatado, secado o curado, debido a que permite al producto conservar su frescura y todo su valor nutritivo y vitaminas. El consumo de electricidad de un sistema de refrigeración depende de manera directa del parámetro denominado “relación de eficiencia energética”, cuyas siglas son REE, la empleado comúnmente es la denominada “relación de eficiencia energética estacional” (SEER, siglas en inglés).

 

Relacionados


Ahorre conociendo la facturación eléctrica

Refrigeración

Tecnologías Eficientes para la Gestión Energética (Copia)